El karate Goju Ryu mantiene su marcado origen chino, concretamente en el estilo de kung fu de la grulla blanca del sur, o Pok Hok Kuen (福建白鶴拳), en la variante de la “grulla que canta”, la cual enfatiza varios patrones de respiración, fortalecimiento y desensibilización corporal, golpes a mano abierta, y la lucha a corta distancia, por medio de: golpes, patadas, barridos, atrapes, interceptaciones, lanzamientos y luxaciones articulares. El estilo está desarrollado para funcionar bien en la distancia media y corta, las cuales son comunes a la gran mayoría de situaciones de la defensa personal real.

El estilo se caracteriza por sus posiciones cortas y altas, los golpes de puño directos, una gran variedad de golpes a mano abierta, y los bloqueos circulares. Algunas de las formas o katas (ejecución continua de técnicas preestablecidas como compendio) del estilo Goyu Ryu se ejecutan con lentitud y contracción, para ser ejecutadas posteriormente a velocidad. Se emplea la posición de sanchin o “postura de reloj de arena”, “postura del oso” para desarrollar fuerza y estabilidad sin dejar de lado la facilidad de movimiento.

El cuerpo es puesto a punto de forma exhaustiva y frecuente mediante ejercicios de autocarga, pesas y métodos de fortalecimiento y acondicionamiento tradicionales traídos de China junto a las técnicas de lucha cuerpo a cuerpo, llamados Hojo Undo (métodos de fortalecimiento aplicados a los movimientos de las artes marciales) y Kote Kitae (métodos de insensibilización/endurecimiento de las zonas de golpeo, y bloqueo), asimismo se emplea la metodología de los rompimientos (directos e indirectos) para valorar la correcta tensión momentánea de varios grupos musculares y aplicación de las diferentes técnicas.

En este estilo es importante resaltar que aunque se trabaja el “GO” o aspecto duro del arte, también se hace énfasis en el “JU” el cual es todo lo contrario: suave, fluido y rápido con cierta aplicación de fuerza. Por ejemplo, puede hacerse una defensa (bloqueo o desvío de un ataque) de forma suave (ya que algunos ataques no precisan de un gran esfuerzo para ser desviados) para luego encadenar un contrataque rápido y duro. La filosofía de adaptación del karate Goju Ryu tiene aplicación tanto en la práctica del arte, como en la vida diaria. Por ejemplo, en las relaciones sociales el uso de la cortesía puede suavizar un trato que de otra forma sería difícil, o en ciertas situaciones puede ser conveniente el adoptar una actitud enérgica y decidida.