El ejercicio cardiovascular es algo que ha demostrado poseer incontables beneficios para nuestra salud, tanto física como de estado de ánimo, además de servir como mecanismo de prevención de numerosas enfermedades como la diabetes, los accidentes cerebrovasculares o el sobrepeso.