Desde los tradicionales crunches a otros con mayor grado de dificultad, hay muchas maneras de trabajar los abdominales. Cada instructor tiene su propia receta, su propia rutina, que se complementa con pautas generales entre expertos, que incluyen la constancia en la práctica, la disciplina en la ejecución y la alimentación sobre la base de una dieta saludable y nutritiva.

Aunque transformar la adiposidad acumulada en el abdomen en músculos firmes es un objetivo que demanda mucho tiempo y esfuerzo. El primer paso es desarrollar la técnica de manera adecuada. Concentrándose en el movimiento, localizar la fuerza en el área que se pretende ejercitar y relajar el resto del cuerpo es la primera regla.